SON CUATRO LOS MEXICANOS DETENIDOS EN NICARAGUA

 

El pasado sábado, fueron detenidos en la comunidad La Fonseca, municipio Nueva Guinea, Nicaragua, seis jóvenes ambientalistas, profesionistas y estudiantes, entre ellos 4 mexicanos. Daniel Espinosa Giménez Cacho (25 años) -quien además tiene la nacionalidad Española -, Salvador Tenorio Pérez (25 años), Emmanuel de la Luz Ruiz(25 años) y Eugenio Paccelli Chávez Macedo (25 años).

Los otros dos detenidos son: Ana Laura Rodríguez 27 años, ( Argentina) y Byron Reyes Ortiz, 27 años (Costa Rica). Los jóvenes son integrantes de la Caravana Mesoamericana por el Buen Vivir, y se dedican a impartir técnicas para la construcción de estufas, hornos, excusados secos, entre otros, a la población que lo requiera.

La detención de los jóvenes ocurrió momentos después de que se registró una explosión en la comunidad La Fonseca, del municipio de Nueva Guinea Nicaragua. Ello se debió a que los jóvenes construían un horno eficiente y requerían de un tinaco, entonces un joven “arrojo un papel con lumbre dentro de un tinaco que contenía gasolina, para que se acabara el combustible y pudieran utilizarlo”.

Julieta Giménez Cacho, madre de Daniel, uno de los jóvenes ambientalistas, dijo a este diario que “mi hijo tiene doble nacionalidad, la mexicana y la española”, por eso no son tres sino cuatro los mexicanos detenidos.

En entrevista con esta diario, señaló que Daniel curso estudios de Ciencias Ambientales en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pero no los concluyó, los otros tres jóvenes mexicanos si son egresados de esa carrera.

La caravana en la que participa “mi hijo”, tiene como objetivo contribuir al desarrollo de las comunidades. Los jóvenes imparten cursos de tecnología alternativa aplicada a los distintos contextos sociales y ambientales. Se trata de herramientas ecológicamente sensatas y económicamente viables. Han construido excusados secos, máquinas que generan energía con bicicletas, y estaban en Nicaragua haciendo un horno eficiente, que utilice menos combustible.

“Hasta donde tengo entendido, necesitan un recipiente para hacer el horno, y a un habitante de la comunidad se le ocurrió prenderle fuego a un tambo que había en ese sitio, y que aún tenía una poca de gasolina, eso generó la explosión”.

Daniel, abundó su madre, “viaja con los dos pasaportes, por lo visto entró a Nicasragua con el pasaporte Español, pero su trabajo es para que las comunidades mejoren sus condiciones de vida. Ellos trabajan en ecotecnías. Espero que este lunes el gobierno de Nicaragua presente un informe sobre la situación de los jóvenes y dónde están detenidos”.

María de los Ángeles Tenorio, madre de Salvador, otro de los jóvenes detenidos, dijo a este diario: “fueron invitados por esa comunidad. Ellos ya terminaban su estadía en Nicaragua y pensaban ya su regreso, cuando los invitaron a que les impartieran los talleres de ecotecnias. Mi hijo me hablo el sábado, a las 8 de la mañana hora de Nicaragua. Me pidió que le pusiera crédito a su celular. Una hora más tarde, Yo hable -desde Puebla (donde reside)- para decirle que ya tenía crédito en su teléfono, pero me contestó su amigo Daniel, me dijo que Salvador estaba en el patio cargando algunas cosas. Dijo que le daría mi recado.

“Hasta dond sé, el accidente ocurrió cuando estaban impartiendo el curso en la comunidad. Él se recibió en mayo, estudió en al campus de la UNAM en Morlia, en la carrera de Ciencias Ambientales. No sé dónde lo tengan d etenido, junto con los otros cinco jóvenes”.

Destacó que habló telefónicamente con la cónsul de México en Nicaragua, Ana Paula Martínez.

La madre de Salvador refiró que “envié un video, en este caso me dirijo a los nicaragüenses, al gobierno de ese país y al de México, y a todas las comunidades nacionales e internacionales ambientalistas. Les informó que los chicos se tardaron elaborando el proyecto dos años. Su deseo es ofrecer apoyo a las comunidades. El autobús en que viajan lo compraron con cofinanciamiento de ellos y apoyos internacionales. Ellos hacen trabajo altruista, no reciben pago alguno por ello”.

Esperemos, confiaron ambas madres, en que este lunes el gobierno de Nicaragua informe a México y a la comunidad internacional la situación de los jóvenes.

Fuente: La Jornada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *