Tenemos orden de madrear a periodistas y destruirles su material: policías a reporteros de Xalapa.

“Se veían que parecían militares o policías, se mezclaban con los maestros”, describe el reportero y miembro del colectivo Voz Alterna,  Roger López, a los grupos de choque que agredieron jucon policías estatales y de fuerza civil, a los periodistas que cubrían este fin de semana en Veracruz las protestas de los maestros en contra de la evaluación.

Al menos 11 reporteros sufrieron agresiones e intimidaciones por parte de fuerzas de seguridad del estado y de civiles que participaban en los cordones policiales en varios puntos de Veracruz. Este lunes, varios reporteros protestaron en silencio en la Plaza Lerdo de Xalapa, rebautizada por la sociedad civil como plaza Regina Martínez, corresponsal de la revista Proceso asesinada en 2012, para pedir el fin de las agresiones  a la prensa.

Sábado

“Iba el sábado por las ocho de la mañana en la calle del Bravo, Xalapa. Había empujones de los grupos de choque y noté que iban unos informantes del gobierno. Como a unos 40 metros empiezo a grabar, voy caminando y por atrás me patean. Me provocan que me caiga y se golpea mi cámara. Dañaron en lente y se trababa”, explica Raziel Roldán, quien labora en Plumas Libres y El Demócrata. Ante lo sucedido, una maestra se acercó a los civiles que perpetraron  la agresión y  les pidió la identificación, la cual no llevaban, pero si poseían unos chícharos en la orejas con el que al padecer recibían comunicaciones.  “Les comienzo a grabar pero evadían la cámara”, añade Raziel.

Al cabo de un par de horas empiezan las cargas de los granaderos cerca de la entrada del estadio, donde los maestros iban a realizar la evaluación. “La policía montada y federal empieza a replegar a los maestros y comienzan las agresiones fuertes. A varios compañeros los empezaron a golpear y a Roger, policías estatales le tratan de quitar la cámara. Llevaban toletes que daban toques eléctricos”, explica Roldán.

“El operativo policiaco se sale de control y llega la policía montada que empieza a echar los caballos a varios compañeros de prensa. La Fuerza Civil, que es como un grupo de élite de la policía, empieza a bloquear la cobertura. Ese sábado hubo cuatro compañeros que encapsularon, entre ellos, dos fotógrafas jóvenes que nos las dejaban registrar los hechos”, narra Raziel.

Según los miembros del colectivo Voz Alterna, había en el lugar más de 800 granaderos para unos 500 maestros.

voz2

Los reporteros comentan que parte de las agresiones se dieron con escudos y macanazos. Roger López explica que la policía le empieza a hostigar y a provocar a pesar de que luce sus gafetes acreditativos de prensa. “Me dio la impresión que me conocían; buscaban la confrontación  para que tuvieran argumentos”, explica el reportero.

Los integrantes de Voz Alterna explican, que en ese momento, las cargas se ensañan contra un grupo de maestras, conformado en su mayoría por señoras mayores.  “Ahí es donde los agentes de la  Secretaria de Seguridad Pública se ponen más agresivos”.  Los periodistas presenciaron que algunos efectivos portaban bastones retractiles y toletes eléctricos, como los que usaron ese mismo día para agredir al periodista de El Financiero, Iván Sánchez, en El Puerto de Veracruz.

Domingo            

Otra de las estampas de agresiones a reporteros, fue la que protagonizó la periodista Melissa Díaz en Xalapa, donde un miembro de la Fuerza Civil le arrebató el celular de la mano y se lo azotó en el piso.

El domingo fue “una situación de locura”. Policías motorizados persiguiendo a maestros por el centro histórico de Xalapa, grupos de 20 agentes golpeando a docentes rezagados y hasta entraron en los hoteles donde los maestros se hospedaban, buscando a “los disidentes”.

“Unos compas fotógrafos que llegaron desde las 7 de mañana del domingo, se toparon con un grupo de 10 policías que traían toletes y bates de béisbol. Los policías les rodean y les dicen: o se van a chingar a su madre o los vamos a madrear, tenemos órdenes de agredir a todos los periodistas y destruir sus materiales. O se van de aquí o les partimos la madre”, denuncian en Voz Alterna a través de dos periodistas del Diario de Xalapa.

La reportera Melissa Díaz como Roger y Razel, fueron a denunciar las agresiones a la Fiscalía Especializada de Atención a Periodistas (Feadle). “La secretaria ejecutiva de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (CEAPP), Namiko Matzumoto Benítez, recomendó a Iván Sánchez, periodista agredido en Boca del Río, que no levantara denuncia. Que esperara. Hay una exclusión para dar ayuda en estas dependencias. Una exclusión que es una selectividad de la Comisión creada por el gobernador Javier Duarte. Como nosotros (Voz Alterna), que hemos sido críticos, se ha tenido una forma de actuar muy tardía”.

La Comisión capitaneada por Matzumoto, supuestamente debe guiar a los periodistas veracruzanos al presentar su queja. A pesar de que ese día se presentaron cuatro denuncias en la Feadle, tres de los denunciantes no acudieron a la CEAPP, ya que cuestionan fuertemente su papel y “siempre se pone al lado del gobierno del estado”. Voz Alterna comenta que la táctica de esta comisión es pactar acuerdos monetarios con la administración estatal y los reporteros, para que estos no presenten demandas. “Quieren arreglar todo con dinero, la mayoría de los periodistas en Veracruz no confían en esta institución creada por el gobernador Duarte”.

Comunicado

El mismo domingo de las agresiones, el gobierno estatal mandó un comunicado de prensa donde se disculpaba de las agresiones a los periodistas, a pesar que el pasado 13 de noviembre, Javier Duarte, junto con el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (SEGOB). Roberto Campa, firmaron las normas de la Alerta Temprana para Protección de Periodistas de Veracruz, donde entre otras obligaciones, no se impedía la labor periodística de un reportero. Algo que no se aplicó, pues son 11 los reporteros que recibieron agresiones e intimidaciones por parte de policías este fin de semana.

Fotos: Voz Alterna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *