Antes de morir, un padre le dice a su hijo: aquí tienes un reloj que me regalo tu abuelo, tiene 200 años de antigüedad. Antes de dártelo quiero que vayas a la joyería y veas cuanto te ofrecen por el.

El hijo va a la joyería, regresa con su padre y le dice: me ofrecieron 150 pesos porque esta muy viejo.

El padre contesta: ahora ve a la tienda de empeño.

El hijo va a la tienda de empeño, regresa y le comenta a su padre: me ofrecieron 10 pesos porque el reloj se ve maltratado y no sirve.

A lo que el padre le contesta: ahora quiero que vayas al museo.

El hijo va al museo, regresa con el padre y le dice: Papa, el encargado me ofreció 500 mil pesos por este reloj, el cual es una pieza rara y de colección.

A lo que el padre contesta: quería que te dieras cuenta que en el lugar correcto, el lugar donde perteneces, es el único lugar donde te valorarán por lo que en realidad eres. No te aferres a quedarte en el lugar equivocado y vivas enojado porque no te valoran. Aquellos que en verdad reconocen tu valor, son los que en verdad te aprecian y admiran lo que haces, no te quedes en un lugar donde nadie pueda ver lo que vales.

RECUERDA que eres MÁS VALIOSO de lo que piensas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *