Verdad histórica” no, versión oficial: HRW; rol del Ejército confronta a PGR y padres

Conferencia_PGR-8

 

Ciudad de México, 28 de enero José Miguel Vivanco, director para las Américas de la organización internacional Human Right Watch (HRW), dijo que la información ofrecida ayer por el titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, “no es una verdad histórica, es una versión oficial”.

En entrevista con Carmen Aristegui,  Vivanco dijo que el hecho de que se haya hablado primero con los medios de comunicación “da la impresión de concluir mediáticamente el caso”. Agregó que los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que colaborarán en el caso Iguala sólo podrán reafirmar las investigaciones que la PGR ha concluido.

“Ha habido negligencia, empezando por la Procuraduría, que se tomó 10 días para tomar el reclamo de los padres”.

El Procurador General de la República, y el abogado de los padres de los normalistas de Ayotzinapa, Vidulfo Rosales, debatieron esta mañana en distintos medios sobre la presencia del Ejército en la noche del pasado 26 de.

septiembre. Los padres no abandonan la posición de que los militares deben ser investigados sobre su rol la noche de la tragedia. Pero las autoridades parecen haber dado ya carpetazo, también, a esa duda.

“No hay nadie que los acuse [a los militares] de nada”,  dijo Murillo Karam esta mañana.

“Sostener que el Ejército no tenía nada que ver, es una posición política”, dijo Vidulfo Rosales.

Desde el 5 de noviembre, se dio a conocer, en un amplio reportaje, que el Ejército estuvo allí la noche de la tragedia, algo que apenas ha sido recogido por algunos medios a partir de la exigencia de los padres (ver recuadro abajo).

El Procurador rechazó, sin embargo, un carpetazo al caso. “Dije que no había terminado la averiguación, que estaba abierta”, afirmó con Ciro Gómez Leyva. “Con la disponible hasta ahora”, dijo, “lo que hice fue consignar por homicidio. No podía ser de otra manera. La investigación no ha terminado. Tengo tres individuos que me confiesan haber matado. De no consignarlos, la única opción es dejarlos en libertad”.

Con Adela Micha,Murillo Karam defendió el uso de las declaraciones de Felipe Rodríguez Salgado, “El Cepillo”, para reafirmar su tesis.

“Para mí todo es clarísimo. Todo el recorrido del asunto, desde el principio hasta el final […]. Yo pude haber tenido una convicción cuando oí las primeras declaraciones. Con la detención de ‘El Cepillo’, confirmé plenamente. Mi papel como fiscal será comprobar contra un juez”.

En entrevista , el Procurador dijo que a pesar de que hay personas que confirman la presencia del Ejército en un

hospital de Iguala donde se encontraban algunos normalistas

heridos, “ninguno dice que el Ejército haya actuado para llevarse alguno o para detener a alguien”.

El funcionario federal dijo que emntre las 99 declaraciones que conforman la “verdad histórica” de los acontecimientos ocurridos el 26 de septiembre, no figura alguna de miembros del Ejército porque “no hay razón, no hay nadie que haya

intervenido en nada”.

Por su parte, Vidulfo Rosales dijo en entrevista que sí existe evidencia sobre la presencia del Ejército en la noche del plagio de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa “Raúl Isidro Burgos”.

Dijo que hay al menos 10 testimonios de normalistas que dicen que vieron a elementos castrenses patrullando el lugar de los hechos la noche del pasado 26 de septiembre. Rosales refirió que ellos no responsabilizan a la milicia de haber participado en los secuestros de los jóvenes, pero dijo que “el Ejército estuvo en la escena del crimen durante mucho tiempo.

“No estamos diciendo que los secuestraron pero sí estamos diciendo que el Ejército estuvo ahí  mucho tiempo […]. ¿Por qué estuvo ahí? ¿Qué estaban haciendo?”, cuestionó el representante de las familias de los 43 jóvenes.

Rosales dio cuenta del testimonio de Salvador Bravo Barcenas, uno de los policías detenidos por la Procuraduría General de la República (PGR), quien dijo que el Ejército tenía conocimiento al menos de 2013 que la Policía de Cocula e Iguala protegían a los Guerreros Unidos.

Sobre lo ocurrido en una clínica de Iguala, refirió que en sus declaraciones de los estudiantes, dijeron que entraron a una clínica con el estudiante Edgar herido. Comentó que los militares al verlos les apuntaron y les quitaron identifiaciones. Comentó que los normalistas dijeron que lo militares los amenazaron.

“Les dijeron ‘si se sienten hombrecitos porque tienen miedo’”, refirió Rosales. Dijo que el Ejército fue omiso y dio “una especie de protección a los Guerreros Unidos esa noche”.

Fuente  Sin Embargo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *